donde dormir, san francisco, gaylord Durante mi estancia de algo más de dos meses en San Francisco elegí Vantaggio para dormir, ducharme y trabajar. Como casa, en pocas palabras.

En San Francisco existen tres residencias Vantaggio, la primera está en Turk Street, la segunda está en O‘Farrell Street y la tercera en Post Street. Están ordenadas de menor a mayor precio, y yo fui a la segunda, a la de O‘Farrell, pues es a la que había ido un amigo y me la había recomendado. Tras estar este tiempo allí te puedo resumir lo siguiente…

– La mejor residencia Vantaggio es sin duda de la Post Street, lo que no quiere decir que sea lujosa, pero es sin duda la más espaciosa y sobre todo la que tiene la mejor ubicación en cuanto a calle, la calle Post tiene la hamburguersería Pearls, y varios Deli y pizzerías de calidad. La calle no tiene apenas hoteles.

– La segunda mejor residencia es la de la calle O‘Farrell, que es algo más pequeña, es decir, tiene menos habitaciones, y sobre todo y principal diferencia… es que la calle está plagada de homeless, no son peligrosos pero están ahí, para no andarme por las ramas, las típicas pandilla de color negro apoyados en la pared y con pinta de estar drogado. Creo que el ayuntamiento de San Francisco les paga algo al mes por tener la zona limpia y así de paso pagándoles evitan que caigan en la tentación de robar a los turistas. A mí en algo más de dos meses nunca me han pedido dinero en esa calle esas personas que la pueblan, aunque si te digo que es desagradable y que a partir de las 23.30 puede ser peligroso.

– La peor Vantaggio de todas es la Turk Street, más que nada porque está ubicada en pleno barrio peligroso y delicado como Tenderloin. Es posible que te ahorres unos cientos de dólares al mes, pero yo sin duda no iría ahí a dormir, y eso que antes de ir pensaba que era una zona espléndida.

En Vantaggio tienes en la habitación baño privado (si lo solicitas y lo pagas, claro), aunque lo más habitual es que haya un baño en el pasillo para cada tres habitaciones, que limpian todos los días, también pasa lo mismo con la ducha, independiente del baño. Está bien organizado y limpio. Yo el primer mes tuve baño privado pero como decidí quedarme cuando lo avisé ya no tenían habitación privada y me tuve que quedar con la de baño compartido, y aunque soy escrupuloso debo reconocer que todo estaba muy limpio.

Tienes internet en la habitación, aunque te recomiendo que te lleves un cable de red desde tu casa porque el WiFi hay zonas donde no funciona bien, eso sí, en el hall va como un tiro. Además de todo esto, la cocina es muy útil porque puedes subir a cocinar lo que quieras, hay cacerolas, sartenes, cuchillos… de todo, cocinas lo que quieres, lo friegas, y si quieres te lo llevas a tu habitación y lo guardas en el frigorífico que cada habitación tiene, y luego lo calientas en el microondas que también tienes en la habitación.

Las habitaciones las limpian una vez a la semana, y está bien, tienes toallas incluidas y sábanas, claro, tienen calefacción porque sinceramente el aire acondicionado no es necesario en la ciudad gran parte del año. Y poco más que decirte, en la recepción te tratan bien, aceptablemente, puedes pagar con tarjeta… y por supuesto, te recomiendo que vayas.