estados unidos, marketing

No sé cómo describir el trato al cliente que tienen en cualquier tienda en San Francisco, y en general, en Estados Unidos. (Al haber tenido la misma sensación en Nueva York, Los Angeles y Las Vegas creo que puedo afirmarlo sin temor a equivocarme). Ojo, esto no incluye un restaurante de comida rápida o un pharmacy, donde escucharás el grotesco “Next” para llamarte a la caja o a pedir la comida como si fueras un animal. Eso merece capítulo aparte y lo habrá. El caso es que hoy quiero explicarte cómo los trabajadores de las tiendas a las que vayas te van a hacer sentir importante con pequeñas frases que te dicen. Desde recibirte en la tienda con una sonrisa diciéndote “Hola señor, qué tal su día” (Hi sir, how are you doing today?) hasta antes de pagar interesarse de nuevo “¿Qué le pareció la tienda en el día de hoy?” (“How did you find everything today, sir?“).

Son amables, son atentos, se vuelcan… y no es que sean así en su casa, a lo mejor sí, pero es que es política de empresa. Aquí las propinas son obligatorias pero para los que trabajan en tiendas también es obligatorio hacer sentir al cliente como en su casa, y yo con eso me quito el sombrero. Cuando pago en cualquier tienda en España apenas me miran a la cara (y mira que soy guapo…), los cotilleos entre cajas de El Corte Inglés están cada día en boca de más gente… y aquí… no sé cómo lo hacen… pero parecen la Familia Brady. Ayer estaba en el Adidas Store del centro comercial Westfield, del que hablaremos otro día, y me daban ganas de grabar al vendedor, estaba casi llorando de la risa con las tonterías que me decía. Se presentan, te preguntan tu nombre… te podría contar mil parecidas.

Ojo, que todo lo hacen para vender más. No caigas demasiado en la tentación…